Remontándonos a nuestros orígenes.

0
641
crema-de-maiz

El MaizHoy en Cocinando con los Dioses me remonto a nuestros orígenes y te invito a comer “Maíz”, al hacerlo logramos altos niveles de “Lucidez”.

En el Año 2009,  la revista Biodiversidad presentó un artículo escrito por los campesinos del D.F. México a continuación cito un extracto…

Defender el maíz es defender la vida y la cosmovisión campesina-indígena. Y viceversa. En ese camino, la gente de las ciudades tiene un papel que apenas comienza a reconocer. Este proceso de resistencia ante las agroindustrias y las instancias de planificación mundiales culmina reforzando la visión con horizonte que los pueblos estrenan apenas hace pocos años. En el campo, pero inescapablemente también en las ciudades. Mientras, pese a la violencia y la criminalización, pese a todos los ataques a los pueblos indígenas y campesinos, la esperanza y el maíz siguen vivos.

Uno de los rasgos más antiguos de los pueblos originarios es que nuestra vida es la siembra. Ser campesinos no es una actividad más. Toda nuestra visión milenaria y nuestra manera de relacionarnos con el mundo vienen de ahí. Ser sembradores, desde siempre, producir nuestros propios alimentos, cuidando de la familia y la comunidad, nos hace ver el trabajo, las relaciones sociales, el espacio y el tiempo, de un modo particular. Los campesinos valoramos lo comunitario y en colectivo nos relacionamos con la tierra. Cultivo de Maiz por un IndigenaLa conversación con que se crió el maíz es también colectiva. En gran medida, quien siembra para comer no necesita trabajar por dinero para aquéllos que explotan su trabajo.

Nuestra relación con la siembra, minuciosa y detallada, crea vida a diario y nos hace prestar atención a muchos signos. En cada una de nuestras tareas de cultivo se cumplen ciclos diminutos que dan orden, sentido, al paso largo de otros ciclos más grandes como el del sol durante el año, en un verdadero tejido de estaciones, climas, humedad. Los campesinos vemos detalles que la gente de las ciudades no mira. Ser sembradores, campesinos, es una espiritualidad completa, colectiva, comunitaria, que nos enfrenta de inmediato con los sistemas que nos quieren imponer tantas formas de relacionarnos. Esto nos da conciencia de ser diferentes, de resistir las imposiciones, nos hace ver claramente los ataques de los gobiernos y las empresas. Pensar que el maíz es sólo un “rasgo cultural” que hay que “comprender”, “tolerar”, en una época de “multiculturalidad”; proponer que la cultura o vía campesina es un aspecto del pasado al que hay que guardarle un nicho (si se pudiera en un museo, mejor) es no entender que nuestra vida sin maíz, sin siembra, no es vida. Ser sembradores no es folklore, es nuestra existencia entera.

Por Biodiversidad

Alimento recomendado: Maíz.
Bebida:
Infusión de las barbas del maíz y Chicha.

crema-de-maizCrema de Maíz

Ingredientes:
1 Cebolla mediana, finamente picada.
2 cucharadas de mantequilla orgánica.
3 cucharadas de Harina de maíz.
2/3 taza de Leche.
1/3 taza de queso blando y cremoso.
1 ¼ tazas de caldo de Pollo.
1 taza de maíz dulce desgranado.
Sal y Pimienta negra recién molida.
2/3 taza de crema.
100 grs. de pollo, finamente picado (½ pechuga).

Preparación:
Fríe la cebolla en la mantequilla orgánica a fuego suave durante 2 minutos. Añade la harina y cuece durante 1 minuto, mezcla con el queso, removiéndolo, poco a poco agrega el caldo y la leche y bate hasta obtener una mezcla homogénea.

Añada el maíz, la sal y la pimienta al gusto y cuece a fuego bajo durante 10 minutos. Agrega la crema y, removiendo caliente suavemente. Vierte en platos individuales, espolvorea cada ración con el pollo picado, previamente calentados.

Sirve acompañado de Pan caliente, dorado.
Foto2: banrepcultural.org
Foto3: recetas-de-comidas.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí