Una verdadera explosión de sabores IV

0
257
cocina-molecular

Hoy es un día de Macro visión! Por un lado Mercurio junto al Sol y por el otro tanta energía de Acuario es sin duda una oportunidad de ser Avant Garde, es decir Vanguardista. Y por supuesto sigo invitándote en Cocinando con los Dioses a que conectes con esta energía a través de los alimentos y lo que algunos consideran cocina molecular o gastronomía de vanguardia.

La llamada cocina molecular ha causado un debate en el mundo de los fogones, empezando por una definición exacta. La ciencia empezó a investigar las características físicas y químicas de los alimentos a mediados de los años 80. La primera vez que se implementó el término molecular en el mundo de la cocina fue en el año 1992, cuando se llevó a cabo el Taller Internacional de Gastronomía Molecular y Física organizado por  el científico Hervé This del Instituto Nacional de Investigación Agrónoma y el físico Nicholas Kurti, quien en vida era profesor de la Universidad de Oxford en Inglaterra.

Sus creadores la definen como la exploración científica de los fenómenos y transformaciones gastronómicas, descritos por los libros de cocina o por los cocineros. Claro está que la Gastronomía Molecular es parte de la ciencia de los alimentos, sin embargo se enfoca en la transformación culinaria y el fenómeno de comer.

El objetivo de esta disciplina es entender qué es lo que realmente sucede con los alimentos en las ollas, batidoras, hornos y heladeras. Esto quiere decir que cualquier persona que cocina puede hacer gastronomía molecular porque utiliza las descripciones que le aporta la ciencia para desarrollar nuevos platos o mejorar sus técnicas culinarias”.

¿Qué esperas? Atrévete a Innovar.

Los tres alimentos vitales:

Sólido: Si pensabas que es imposible preparar una receta molecular en casa aquí tienes una opción fácil, divertida y llena de sabor…

Atún Marinado con Puré de Papa a los Pimientos

cocina-molecularIngredientes:
Para las láminas de papa:

200 g papa
350 g agua

Para las láminas de papa y pimiento
del cristal rojo crudo:

200 g papa
350 g agua
300 g zumo de pimiento del cristal rojo

Para las láminas de patata y pimiento
del cristal verde crudo:

200 g patata
350 g agua
300 g zumo de pimiento del cristal verde

Para el bonito marinado:
500 g bonito
500 g agua
150 g vinagre de Vino blanco
50 g vinagre balsámico
200 g Vino blanco fermentado en barrica
Sal marina
Pimienta

Elaboración:

Para las láminas de papa:

1. Hervir la papa con el agua añadir sal y triturar hasta obtener un fino puré. Estirar el puré en papel de horno hasta conseguir una capa muy fina y deshidratar.

2. Una vez deshidratado, introducir las láminas en la nevera para que se re-hidrate y poder cortarlo como un papel.

3. Cortar láminas cuadradas de 3×3 o triangulares de 4×4×4 y reservar.

Para las láminas de patata y pimiento del cristal verde crudo:

Repetir la elaboración anterior.

Para el bonito marinado:

1. Mezclar todos los líquidos.

2. Cortar lomos de bonito con un grosor de 0’8 sal-pimentar, cubrir con la vinagreta e introducir en la nevera durante 1 hora.

3. Escurrir y reservar.

Presentación:

1. Calentar aceite de oliva y freír a baja temperatura para conseguir transparencias en las láminas a la vez que crujientes y reservar.

2. Tornear el bonito con la misma forma que las láminas elegidas 1/2 cm más pequeños.

3. Marcar el bonito en la plancha por ambos lados muy brevemente manteniendo el centro Rosado

4. Emplatar colocando el bonito entre las lamina de patata o patata-pimiento, bien del mismo color o mezclando sabores y colores.

Líquido: Toma bebidas durante el día con distintas texturas, juega con ellas y activa tu sensorialidad.

Un ejemplo es tomar bebidas con burbujas… ellas estimularán tu mente.

Aire: A menudo notamos como las actividades diarias o tantas horas sentados perjudican nuestra postura y con ella nuestra cervical y columna, a continuación un ejercicio que te recomiendo cuando tengas algún dolor lumbar.

1.- Sentado en tu lugar de trabajo o en tu espacio para meditar, alza los brazos estirándolos y juntando las palmas arriba de la cabeza.

2.- Estira los brazos lo más que puedas.

3.- Ahora entrelaza los dedos de tus manos y vuelve a estirar los brazos mientras inhalas llenando de aire tus pulmones

4.- Suelta tus manos y baja los brazos mientras exhalas y vacías completamente tus pulmones.

5.- Si prefieres puedes hacer este mismo ejercicio de pie.

6.- Repite las veces que sea necesario hasta que sientas un real alivio y se haya reducido el dolor.

Fuente: gastronomia-molecular.blogspot.com, rincondelvago.com

Receta por: Senen González e Iñaki Rodaballo.