Rigel, la supergigante estrella azul.

Rigel

RigelFalta todavía mucho para el invierno, pero uno de sus grupos estelares más característicos ya puede verse a primera hora en el cielo de la mañana. Orión, el cazador, sale del horizonte del este un par de horas antes de la salida de sol y está bastante alto en el cielo al amanecer. Busque el Cinturón de Orión una corta línea de tres estrellas- que sube vertical desde el horizonte. Betelgeuse está a su izquierda y Rigel, algo más brillante, a su derecha.

Rigel es una supergigante azul. Su diámetro es, probablemente, unas 65 veces mayor que el del Sol, y su brillo unas 65,000 veces superior. Sin embargo, el número más importante para su destino es el de su masa, unas 17 veces mayor que la del Sol. Las estrellas tan pesadas consumen su combustible nuclear a un ritmo vertiginoso, convirtiendo elementos más ligeros en otros más pesados en su núcleo. Llegado un momento, este proceso se detiene, el núcleo se colapsa y las capas que rodean el núcleo explotan.

Aunque Rigel está a casi 800 años luz, su final en los próximos millones de años- producirá todo un espectáculo. En su momento culminante, puede brillar con un cuarto del resplandor de una Luna llena. Será el segundo o tercer objeto más brillante del cielo durante varias semanas o incluso meses, antes de empezar un largo proceso de desaparición.

¿Cuántas veces te detienes a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerda el axioma que dice “Como es arriba… es abajo”…  El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.
Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo…
Emular lo observado nos convierte en la energía.

Fuentes consultadas: universoonline.org.
Foto:
bitacoradegalileo.wordpress.com