Sol invictus

sol invictus

sol invictus

El sol ha sido adorado, venerado y considerado una deidad muy poderosa por culturas y en lugares muy diversos a lo largo de toda la tierra. Algunas de ellas por su tradición oral no dejaron rastro de su culto por el sol, pero otras dejaron muestras en sus esculturas, pinturas y arquitectura, así como en escritos del valor que dieron a el astro rey considerándolo un ser superior cada uno a su particular modo.

Los Egipcios con más de un dios solar, los Aztecas, Nativos  Americanos, Griegos, Romanos, los Incas, por todo el mundo hay rastros de la adoración al Sol como un ente sagrado. Estas tradiciones y una coyuntura de cambio social fueron capitalizadas por Constantino hacia la celebración del nacimiento de Cristo.Mago, planeta, dios, astro, padre dador de vida y destructor las culturas y religiones antiguas ha visto en el poder del sol un fenómeno de culto y adoración.

Es muy ampliamente conocido que el pico de la adoración solar en Roma se alcanzó en los 50 años entre la muerte de Aureliano y la derrota de Licinio por Constantino. Aureliano construyó un templo nuevo y magnífico de Sol en Roma, elevo a los sacerdotes del Sol al nivel de pontífices, y realizo juegos cuatrienales para el dios del sol. La predilección inicial de Constantino de Sol/Apolo está bien documentada, aunque interpretada de diferentes maneras, y aunque luego se alejó de Sol, Constantino no fue el último emperador en apoyar el culto solar. Julián también puso gran énfasis en el sol. Tampoco fue el apoyo al Sol un asunto puramente imperial. En el «renacimiento pagano» para el final de la cuarta centuria antes de cristo Mitra jugo un papel importante. Los neoplatónicos también mostraron interés en el sol. En resumen,[1] el culto solar era más importante que nunca, o al menos eso parecía. Sin embargo, ¿es evidencia bastante clara como para la corte, o los estudiosos le atribuyen más importancia al culto del Sol de lo que merece? Se han planteado interrogantes sobre la importancia de Sol en tiempos de a Julián, por ejemplo, y ahora se hace hincapié en que, en general, Julián era más tradicional en su enfoque al paganismo y que en[2] particular Cibeles era de mayor importancia para él que Mitra o Sol. Aureliano también ha recientemente sido considerado como menos que un innovador y más tradicionalista[3]

El Solsticio de Invierno y el nacimiento de Cristo[4]

sol invictusNo se sabe la fecha exacta del nacimiento de Jesucristo. En la mayoría de las iglesias 25 de diciembre se celebra como tal, aunque muchos cristianos ortodoxos mantienen enero 6 como fecha de la Epifanía. Pero el hecho es que la fecha no está registrada. Toda la cuestión de la fecha exacta del nacimiento de Cristo parece haber surgido sólo cuando los cronógrafos cristianos comenzaron a escribir sus cronologías. Obviamente, el nacimiento de Cristo tuvo que ser establecido en las tales cronologías, y las fechas propuestas fueron numerosas. Clemente de Alejandría, para los casos propone (y descarta) que Cristo nació el 19 de abril o 20 de mayo y calcula la fecha en el año 3 AC.[5] Otras fechas sugeridas incluyen 28 de marzo y 2 de abril, pero no Diciembre 25.[6] Ninguna de las fechas era influyente, o disfrutaba de un reconocimiento oficial. Su base variada[7] a partir de cálculos obtenidos de pura conjetura. No fue sino hasta la década de 330, al parecer, que Diciembre 25 fue promovida por primera vez como un día de fiesta celebrando el cumpleaños de Cristo. En un principio, esto ocurrió sólo en Roma, pero en el 380 que es atestiguado como tal en el Asia Menor, así, y por el 430 en Egipto,[8] Sin embargo, otras iglesias, como hemos visto, siguen manteniendo la Epifanía el 6 de enero, como el nacimiento de Cristo, hasta hoy.

¿Pero por qué la fecha de nacimiento establece al 25 de diciembre, en lugar de 28 de marzo, por ejemplo?

El Natalis Invicti, que es el cumpleaños del Sol Invictus.[9] Esta fiesta del Sol Invicto, entonces, sería el festival que los padres de la Iglesia querían desplazar a con la Navidad. Y, en efecto, desde Usener los estudios de la fiesta de Navidad, la idea de que el 25 de diciembre fue elegido como el nacimiento de Cristo para contrarrestar esta fiesta pagana importante recibiendo por ello amplia aceptación.[10]

Sol_InvictusDe acuerdo con Usener estos dos pasajes indican, con la apertura sorprendente, cómo la Navidad fue creada por política de la Iglesia al «hacerse cargo» de una fiesta pagana peligrosa de gran importancia, y como Heim ha indicado, la mayoría de los estudiosos ya han seguido esta línea. De este modo, los estudiosos siempre han relacionado esta suplantación del culto del sol para el uso generalizado del sol como metáfora de Cristo en la literatura cristiana primitiva, en la que se refiere a menudo como «Sol verus», «Sol Justitiae», etc.[11] Sin embargo, la posición de Usener plantea cuestiones fundamentales, y Wallraff (2001, 174-195) es significativamente más cauteloso. El advierte que para entender que impacto, si es el caso, los conceptos solares romanos en la adopción cristiana del «25 de diciembre» como el nacimiento de Cristo, primero debemos establecer qué tipo de fiesta solar se celebraba en diciembre 25, lo antigua que era, y qué es lo que queremos decir cuando decimos que la fiesta fue «tomada» por los cristianos. Deja poca duda sobre como los padres de la iglesia que eligieron celebrar el 25 de diciembre como el día del nacimiento de Cristo, siendo plenamente conscientes de la importancia de ese día en términos cosmológicos, como el solsticio de invierno, así como de cualquier festival pagano que puede haber sido asociada con ella.

 

The Sol Invictus, last pagan celebration, and solar deities

Aurélien et le Culte de Sol Invictus

Christ the Sun


[1] Fauth 1995; Wallraff 2001, 29-39; Berrens 2004. En el llamado renacimiento pagano, cf. Bloch 1963; MacMullen 1997, Dillon 2007. Para ejemplos específicos: Witt 1997, 179-80.

[2] Julian como un sincretista solar: Athanassiadi-Fowden 1981, Julian como tradicionalista, y la importancia de Cibeles: Smith 1995.

[3] Berrens 2004, 115-123.

[4] Esta sección se basa en Hijmans de 2003, complementado por Wallraff 2001

[5] Clemente, Miscelánea I, 21;. Cf. Cullmann 1956, n.6 22-3.

[6] marzo 28: cf infra, 2 de abril:. Hippolytos, Dan. 4,23, ms. A; Hippolytos calculó el año de nacimiento de Cristo como AD 8, pues este debía ser 5500 años después de la creación como él estimo, a pesar del hecho que, como consecuencia Cristo habría sido crucificado en tiempos de Calígula en lugar de Tiberio. Cullmann (1956, 22 n.5), Kraabel (1982, 274, citando Cullmann), y la CEE sv Navidad (p. 206) todos afirman que ya en 221 Julio Africano calculo la fecha de 25 de diciembre en su fragmentariamente preservada crónica, pero no proporcionan ninguna referencia. Wallraff, quien dirigió el proyecto que recientemente produjo la primera edición crítica de todos los fragmentos conservados del corpus de Julio Africano (Wallraff 2007), amablemente me ha informado de que no tiene conocimiento de ningún cálculo, por el Africano.

[7] Pascha Computus, por ejemplo, escribió en el año 243, que la creación comenzó con el equinoccio de primavera, es decir, 25 de marzo, y que el Sol, creado en el cuarto día, por lo tanto, se creó el 28 de marzo. Obviamente, esto significaba que Cristo, el nuevo «Sol de Justicia» debe haber nacido el 28 de marzo. Para apoyar estas fechas el autor proclama explícitamente que se había inspirado ab ipso Deo. Cullmann 1956, 21-2.

[8] Fecha de la primera mención del 25 de diciembre como el cumpleaños de Cristo, cf. Wallraff 2001, 179-182.

[9] Stern, 1953, 108, 110, 254, 285, Salzman 1990, 149-153.

[10] Usener 1889, 1905, Cullmann 1953, Heim 1999, 651-2 (con ref.). Kraabel (1982, 277-8) menciona tres posibles razones: la creencia actual en la fecha, la sincronicidad y la Realpolitik. Él sugiere que en la medida en que la Realpolitik jugó un papel más allá que el de la sustitución de un festival solar que estaba en juego, fue más generalmente la construcción de un calendario uniforme, cristiano coherente. Para tener una visión más completa de los principales estudios sobre este tema, cf. Wallraff 2001, n.2 174-5.

[11] Enciclopedia de la temprana cristiandad ed 2. 1998, sv «Navidad»; RAC sv Geburtstag sp. 239, cf. RAC sv Epiphanie, Heim 1999, 651, con árbitros;. Wallraff 2001, 174-195.