El soñador de Marte

“El que tenga ojos que vea”. Percival Lowel

Cada día hay en el Universo una estela dejada por la acción de otros seres humanos que al igual que nosotros buscaban la excelencia. Hoy esa  estela o “semilla del día” fue sembrada por… Percival Lowel

Abbott Lawrence Lowell (1909-1933) fue un Abogado, educador y el el vigésimo cuarto (24) presidente de la Universidad de Harvard, Abbott Lawrence Lowell nació el 13 de diciembre de 1856, en una familia prominente de Boston. Él era el hijo de Augusto Lowell, un existoso y reconocido financista de Boston, y Katherine Bigelow Lawrence.

Lawrence Lowell estuvo precedido de un largo linaje de figuras notables: John Lowell era miembro de la convención de 1780 en la cual se creo la Constitución de la Mancomunidad de Massachusetts. Francis Cabot Lowell acumulo la fortuna de la familia a través de sus fábricas de algodón en Waltham y Lowell. James Russell Lowell saltó a la fama como diplomático y poeta. Los Hermanos Lowell también lograron éxito: Su hermano mayor, Percival, era un astrónomo muy conocido, y su hermana menor, Amy, ganó reconocimiento como poeta.

Después de estudiar en academias privadas en París y Boston, Lowell entró en Harvard en 1873 y se destacó en matemáticas y atletismo, era un miembro de la Hasty Pudding, famosa por sus producciones teatrales. Lowell se graduó cum laude en 1877, fue miembro de la fraternidad Phi Beta Kappa Society. Después de obtener el título de abogado en 1880 y comenzar su ejercicio profesional en una oficina de abogados local, Lowell ejerció la abogacía durante 17 años con su hermano-en-la-ley, Francis Cabot Lowell. Lowell se había casado con Anna Parker Lowell, un prima lejana, en 1879. Durante sus años como abogado, Lowell se presentó en las juntas directivas de varias instituciones educativas y publico trabajos académicos sobre la ley y el gobierno.

En 1897, Lowell se retiró de la práctica de la ley y aceptó el puesto de profesor de gobierno en Harvard. Lowell fue miembro destacado entre 1902 y 1903 de la Comisión de Mejora de la Instrucción, cuyos resultados dio lugar al establecimiento de un requisito de cuatro años para obtener un título de licenciatura. Presidió otro comité en 1908 que encontró busco el motivo de la ausencia de estudiantes universitarios.

Lowell se dedico de inmediato a reparar las deficiencias institucionales que percibía cuando fue elegido para sustituir a Charles W. Eliot como presidente de Harvard en 1909. Según Lowell, “Harvard se convertiría en un imperio en sí mismo, de alcance y poder internacional”, según el escritor Matthew Battles. Durante su mandato de veinticuatro años (1909-1933), Lowell reformo sustancialmente el sistemas educativo y de vivienda de Harvard, y amplio la escala del Colegio, así como su base de apoyo financiero.

Ya en 1910, Lowell estableció un plan académico modificado de “concentración y distribución”, que existe en la actualidad. A continuación, Lowell instituyó un sistema de tutorías y subdividió las concentraciones , exigiendo exámenes generales. Preocupado por la segregación residencial socio-económica en la vida universitaria, Lowell, formo con la ayuda del graduado de Yale, Edward Harkness y enfrentando fuerte oposición estudiantil, un plan de vivienda en la tradición de Oxford y Cambridge. Estudiantes de primer año fueron colocados en residencias separadas, mientras que las casas mayores tenía su propio comedor, biblioteca, maestro y tutores residentes.

En tiempos de Lowell, el número de estudiantes y profesores creció a más del doble. Sesenta y siete estructuras fueron construidas o modificadas durante su presidencia, la Widener Library y el Museo Fogg Art, entre las más notables. Para financiar estos proyectos, la dotación de Harvard, pasó de $ 22,7 millones a $ 128,5 millones.
Lowell mantuvo la dirección general del Instituto Lowell durante su presidencia y designó ponentes para las conferencias públicas. Bajo la supervisión de Lowell, el Instituto dirigió sus recursos hacia la educación popular y de adultos, se asoció con otras universidades locales y pago de la mayor parte de los gastos de matrícula para los candidatos aceptados para asistir a los cursos.

Durante la Primera Guerra Mundial, Lowell fue miembro de la Liga para Promulgar la Paz, un grupo dispuesto a usar la fuerza para lograr la paz. Después de la guerra, aunque era republicano, Lowell patrocinó una petición presentada al presidente Hoover y el Congreso en favor del plan de Woodrow Wilson para la Liga de las Naciones.

Lowell fue arrastrado por controversia en 1927 cuando, como parte de un comité consultivo para revisar el proceso de Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, informó que el juicio que condenaba a los demandados a la muerte había sido justo.

Lowell renunció a la presidencia de Harvard en 1933 debido a problemas de salud. Inmediatamente antes de retirarse, Lowell dio  1.000.000 de U.S. $ para establecer una Sociedad de Becarios, que pagaría a los estudiantes seleccionados para realizar estudios de postgrado. En el retiro, Lowell fue jefe del Consejo de Investigación Cinematográfico. Además de sus tres libros anteriores sobre los gobiernos y las empresas, en el retiro, escribió “La guerra con las tradiciones académicas en los Estados Unidos” y “Lo que un presidente de la universidad ha aprendido”.

La esposa de Lowell murió en 1930. No tuvieron hijos. Lowell se murió de una corta enfermedad a los 86 años en 1943.

El soñador de Marte Percival Lowell

“Energía viva que puedes plantar en tu vida”.

Te invito a que leas la historia de nuestras Semillas tomando conciencia sobre lo que podrías hacer para trascender en el tiempo 1.

Tomás de Aquino
Olympe de Gouges y Dia Internacional de la Mujer
Américo Vespucio
Harriet Tubman
Sir Alexander Fleming
Anne Frank
Percival Lowell

Semilla: Personaje que se convierte en efemérides por su legado 2.

Nota: El criterio que utilizo para seleccionar la semilla es basado en las energías activas en el Universo, para así agrandar el radio de acción que podemos alcanzar. 

  1. Todo el mundo sin excepción tiene un alma. Esta esencia de luz es el común denominador que une la creación, el cosmos y la vida. Deberíamos darnos cuenta que en el fondo somos Luz en movimiento. Pero no somos conscientes de esa Luz, de nuestro origen y nos enredamos en los laberintos de la personalidad. La búsqueda espiritual es la búsqueda de nuestra conciencia, de nuestra divinidad interior. Como dice Rodolfo Llinas :

    “La Información es una energía preexistente y fundamental a partir de la cual y con su complejificación se forma la conciencia en sus diferentes grados;  la conciencia de orden superior sólo puede desarrollarse sobre  la base de la conciencia primaria.  Para que la conciencia se dé, es indispensable que la materia posea la Información capaz de entrar en sincronía con la de su medio ambiente.”

    El autor es neurocientífico, director del departamento de fisiología y neurociencia de la escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York durante los últimos 26 años, Miembro de la Academia Francesa de la Ciencia, de la Academia de la Ciencia de los Estados Unidos y de la Real Academia Española de Medicina.  Recuerda que la emocionalidad tendrá el protagonismo que tú le des.

    La gente, embotados sus sentidos, se pierde lo mejor de la vida. O como decía José Ortega y Gasset: “Algunas personas enfocan su vida de modo que viven con entremeses y guarniciones. El plato principal nunca lo conocen”. Sólo cierto ayuno permite despertar de este engaño colectivo, la locura del tener frente a la alegría del ser, que nos hace personas.

  2. En términos de física cuántica cuando emulamos una acción, ésta se convierte poco a poco en realidad. Entonces, si todos lográramos conectar directamente con las acciones de nuestros ídolos de la historia seguramente cada día seremos mejores personas dando forma a las efemérides del futuro.