Una inyección de alegría

    Inyección de FelicidadEl 29 de septiembre de 1934, en lo que hoy es la ciudad de Rijeka en Croacia, nació Mihaly Csikszentmihalyi, uno de los psicólogos positivos más importantes de la actualidad.

    Los psicólogos positivos como Mihaly o el Dr. Seligman se han dedicado al estudio cuantitativo y científico de la felicidad humana, investigando sus componentes y orígenes.

    Ellos han descubierto que el estado de fluencia, es la clave de lo que el Dr. Seligman llama “la buena vida” y ha sido el sujeto de los últimos 20 años de investigación por el Dr. Csikszentmihalyi.

    Para explicar lo que significa fluencia en su concepción moderna, voy a utilizar como ejemplo dos nombres antiguos que describen el mismo estado, el primero es Éxtasis del greco antiguo y significa: “Ser o pararse afuera de sí mismo”.

    Observando con detenimiento a los genios de las diferentes disciplinas del arte, notaremos que durante sus procesos ellos parecen obsesionarse con la pieza en la cual están trabajando, concentrados a la exclusión de todo lo que los rodea con un abandono total. Este es el éxtasis al cual se referían los griegos, y es alcanzado con mayor intensidad por aquellos que buscan el “areté” la excelencia en todo lo que hacen, viviendo al máximo potencial del ser; Michelangelo decía que el no esculpía sino que dejaba salir la figura de la piedra, este fenómeno es un síntoma de fluencia: el artista se sale tanto de sí que pareciera que el trabajo se hiciera solo.

    Otro nombre es de los maestros Zen: Mushin no Shin que significa “mente sin mente”.

    Cuando se practica un arte marcial hasta el punto de la maestría, es posible alcanzar liberar la mente de pensamiento o emoción, mushin se alcanza cuando una persona no siente ningún miedo, ego o ira durante combate y fue descrito por el legendario maestro Zen, Takuan Soho, de la siguiente manera:

    Al enfrentarse a un oponente, no se puede pensar en el oponente, ni en sí mismo, ni en los movimientos de la espada de su enemigo. Sólo se debe parar ahí con su espada, la cual olvidando toda técnica, está lista sólo para seguir los dictados del subconsciente. El hombre se ha olvidado a sí mismo como maestro del arma. Cuando golpea, no es el hombre quien golpea, sino la espada en la mano del subconsciente del hombre”.

    El estado de fluencia, es referido en diferentes profesiones como un estado de éxito sin esfuerzo ní concepcion del tiempo, por ejemplo, los conductores de Fórmula 1 lo denominan “el túnel”,  los programadores de software y deportistas “la zona” y los corredores de bolsa “el tubo”.  Lo interesante es que en todas las profesiones establecen éste como un estado meta, el cual al ser alcanzado todo será más exitoso.

    Las buenas noticias son que el estado de fluencia puede ser entrenado, activado y mejorado.

    ¿Cómo activar el estado de fluencia?

    El estado de fluencia se alcanza cuando la capacidad percibida de una persona es exactamente igual a la dificultad percibida de una tarea. Es decir: la cantidad exacta de reto para que una persona no se sienta ni intimidada ni aburrida para una acción.

    La palabra clave y resaltada en esa frase es percibidala seguridad en sus capacidades juega un rol muy importante en el alcance de la fluencia, si al sentarse en la mañana a trabajar ve un reporte que le genera ansiedad, comience por algo más fácil para elevar su confianza, haga una declaración de su capacidad o cualquier otro proceso que le de fuerza interna. Los Zen utilizan el sobre-aprendizaje para reducir el impacto de la inseguridad en el alcance de la fluencia, así como los griegos usaban el areté, es como estudiar para sacar en un examen el doble de la máxima calificación.

    Debe también de entender que la fluencia tiene que ver con continuidad de acción, mientras mayor atención tenga en lo que está haciendo el nivel de confianza irá subiendo o la complejidad de la tarea irá bajando. Así sea por periodos cortos debe de limitar el nivel de acceso que otros tienen a su tiempo.

    Merlín Mann en una charla una vez dijo: ¿Si te detengo en la calle y te pido 500 dólares sin ningún motivo me los darías? ¿Entonces porque si me das tu tiempo sin condiciones?

    Si le teme a la sensación “sin tiempo” del estado de fluencia, ponga una alarma para 30 minutos y durante este tiempo apague su celular y desconecte su computador de internet, póngase audífonos y cierre la puerta. Verá que con sólo hacer esto una vez al día le cambiará la vida.

    El otro componente importante del estado de fluencia es que debe tener objetivos claros, por eso es que en juegos como ajedrez o póker se alcanza con tanta facilidad. Plantee un objetivo final para la acción, una declaración de intención o una M.E.T.A., y visualícela antes de arrancar. Establezca también algunas reglas base para lo que va a hacer, como si fuese un juego.

    En resumen debe de tener: Objetivos y reglas claras, atención sin interrupciones y un nivel de capacidad que iguale el nivel del reto.

    Otra cosa que puede hacer es jugar con sus fortalezas principales, en la página del Dr. Seligman (vea link al final) hay un test gratuito que mide en donde es usted naturalmente más capaz. En una entrevista comento que tenía una paciente que era miserable con su trabajo: era cajera en un supermercado. En el test la paciente descubrió que su capacidad clave era de interacción social, y a partir de ahí se planteo como objetivo el momento en la caja fuese una experiencia social para todos sus clientes. Ella alcanzo estado de fluencia durante su trabajo haciendo que los compradores sonrían, al cabo del tiempo, su nivel de felicidad se incremento drásticamente.

    Fluencia es un estado mágico que le puede llevar a la productividad armoniosa. Algunas actividades que son más propensas a fluir que otras, por ejemplo, en un estudio realizado a más de 250.000 personas en todo el mundo, se determino que 40% de la gente que practica algún hobby en su tiempo libre experimenta fluencia y solo un 13% la experimenta viendo televisión.

    Solo nuestra “falta de tiempo” evita que cada uno de nosotros sea un poeta o músico, inventor o explorador, escolástico, científico, artista o coleccionista; pero según un estudio de Nilsen, la persona promedio pasa 4 horas por día en el televisor.

    Chuck Palahinuk en una de sus novelas afirmo “usted no es su trabajo” y es algo con lo que puedo estar completamente de acuerdo, Kafka fue un escritor brillante que trabajaba 10 horas al día como corredor de seguros. Si desea alcanzar estado de fluencia con más facilidad y mayor intensidad, debe aprender a canalizar su atención, aunque no le puedo afirmar si el piano, artes marciales, bonsái o la escritura son el camino, le puedo asegurar que sentarse en el sofá a ver la T.V. no lo es.

    Todos en algún momento de nuestras vidas hemos sentido pasión por algo, o soñado con algo más, reflexione y busque cual fué esa chispa que abandono porque le “falta tiempo”, aproveche las 4 horas diarias que le va a dar apagar la TV, retome esa fantasía e inyecte un poco de alegría a su vida

    Referencias:

    Estudio Nilsen sobre usos de T.V.: http://www.csun.edu/science/health/docs/tv&health.html

    Página del Dr. Selgiman con tests: http://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/Default.aspx

    Csíkszentmihályi, Mihály (1990). Flow: The Psychology of Optimal Experience. New York: Harper and Row.

    Csíkszentmihályi, Mihály (April 5, 1998) Finding Flow: The Psychology of Engagement with Everyday Life.