“La trufa: el diamante de la cocina”

trufas

trufasLas energías de erotismo y la pasión continúan activas en el universo de manera significativa, Cocinando con los Dioses le invita a disfrutar de un exquisito plato acompañado de trufas, este eminente tubérculo evoca recuerdos eróticos y glotones: no sólo es considerado delicioso por el gusto, sino que engendra una potencia cuyo ejercicio va acompañado de los placeres más dulces, Brillat Savarin, aseguró  que “La trufa es el diamante de la cocina”, en 1825 en su Fisiología del gusto. A su vez Rossini, gran conocedor, definía la trufa como el «Mozart de los hongos». Y Byron tenía siempre una sobre su escritorio porque nutría su fantasía.  ¡Hoy disfrute con salud!

También puede consumir durante el día los arándanos, éstos le ayudaran a conectar con la energía del fuego, para continuar en sintonía con la masa crítica generada por la celebración de Hanukkah, la invitación es para que continúe aprovechando los consejos que le brindo en Cocinando con los Dioses.

Alimento recomendado: Trufa, arándanos.

Para tomar: Jugo de arándano.

Curiosidades alrededor de las trufas:

Los egipcios ya las conocían y eran muy apreciadas en su cocina. Las comían rebozadas en grasa y cocidas en papillote. Los griegos y los romanos les atribuían virtudes afrodisíacas, más que gastronómicas. En la Edad Media eran vistas como una manifestación del demonio debido a su color negro y a su aspecto amorfo, al lugar donde se encontraban (bosques de brujas y hechiceros) y al hecho de ser afrodisíacas. Razones de peso para que cayeran en el olvido, prueba que queda patente en los libros de cocina de la época, donde no aparece como ingrediente de ninguna receta.

Volvió a resurgir en el Renacimiento, para sufrir otro eclipse y ya a principios del siglo  XVIII, se buscaban, localizaban y cosechaban, con la ayuda de cerdos y perros. Las trufas entonces eran objeto de gran lujo, que se servían únicamente en las mesas de poderosos señores. A partir de esta fecha recupera el favor gracias a los cocineros reales de la época.

La búsqueda de trufas a la antigua usanza se realizaba con cerdos adiestrados, pero había un problema, y es que si se descuidaban un momento, después de haber dado con la trufa, se la comían. Actualmente se adiestran perros para la búsqueda de éstas, pues a diferencia de los cerdos, no se las comen.

Las trufas, hoy en día, se siguen considerando como un alimento de gran poder afrodisíaco para algunos, y como el aromatizante por excelencia para condimentar o aromatizar variedad de platos exquisitos, para darles un toque de distinción personal.

Consideraciones de los Alimentos:

jugo El valor nutricional del arándano, según la estandarización de la Food and Drug Administración (FDA) de los Estados Unidos, lo resume como entre bajo y libre de grasas y sodio, libre de colesterol y rico en fibras, refrescante, tónico, astringente, diurético y con vitamina C.; además de ácido hipúrico, antioxidante lo que determina que sea una fruta con muchas características deseables desde el punto de vista nutricional.

El pigmento que le confiere el color azul al fruto (la anthocianina), interviene en el metabolismo celular humano disminuyendo la acción de los radicales libres, asociados al envejecimiento, cáncer, enfermedades cardíacas y Alzheimer.

Las trufas, para los neófitos, son el cuerpo fructífero de hongos que desarrollan todo su ciclo vital bajo tierra y crecen asociados a ciertos árboles. Tienen una apariencia singular, con el exterior un tanto amorfo y de color variable, del amarillo al negro, y el interior lleno de nervaduras y esporas. Poseen un sabor delicado y un olor penetrante que las convierte en inigualable aderezo culinario y permite, a su vez, que sean detectadas con ayuda de perros a pesar de crecer enterradas.

Entre todas las variedades, la trufa blanca de Alba o tuber magnatum pico es, sin duda, la más escasa y cotizada, ya que sólo se puede encontrar en esta zona del noroeste italiano, entre el 15 de septiembre y el 31 de enero. A sus cualidades gastronómicas indiscutibles y su condición de producto exclusivo, añade, además, cierta mitología de alimento afrodisíaco.

Apreciada desde la época del Imperio Romano, la trufa blanca tiene un característico olor en crudo que combina ajo, heno, tierra mojada, hongos, gas metano e hidrocarburo. Paleta aromática que se pierde durante la cocción y que da lo mejor de sí cuanto más fresca, rayada en el último momento, sobre platos de huevo, pasta, patata, aves de tiro o queso fontina o parmesano.

Las fresas se las emplea también como planta medicinal, algunas de ellas son: diuréticas y antirreumáticas, anticolesterol, antiinflamatorias, astringentes, mineralizantes, las hojas machacadas y aplicadas sobre la piel constituyen un buen remedio para evitar las arrugas.

La miel tiene muchas propiedades terapéuticas. Se puede usar externamente debido a sus propiedades antimicrobianas y antisépticas. Así, la miel ayuda a cicatrizar y a prevenir infecciones en heridas o quemaduras superficiales. También es utilizada en cosmética,  debido a sus cualidades astringentes y suavizantes. Es un excelente conservante natural, es altamente perdurable, no caduca.

Tips para saber si la miel que consume es pura: Coloque una gota de miel en una cuchara y acérquela al fuego, si se forman grumos, una especie de espuma blanca o si la miel se deshace completamente de forma rápida  es señal que está adulterada con agua. Otra opción es tomar media cucharadita de miel y se le añade cinco gotas de yodo. Si se observa que el color de miel se convierte en color gris-rojo-azulado o si adquiere el color de la piel es que la miel ha sido mezclada con harina. O para saber si la miel ha sido mezclada con jarabe mezcle media cucharadita de miel con una cucharadita de agua en un recipiente de cristal y se mezcla todo con 15 cm3 de alcohol de quemar. Si esta mezcla se vuelve lechosa significa que la miel está mezclada con jarabe y por lo tanto no tiene el valor medicinal y terapéutico que la miel pura.