Botticelli, La belleza plasmada en lienzos

0
150
Sandro Botticelli - Semilla

Sandro Botticelli - SemillaEl Renacimiento fue un constante torneo de fuerzas, belleza, ingenio, audacia y valor. Las potencias humanas, físicas y espirituales, fueron tensadas al máximo y vibraron con una amplitud desconocida hasta el momento. Las luminarias del Renacimiento alumbraron los siglos XV y XVI, y los posteriores vivieron de su impulso hasta la Revolución Francesa. Incluso ésta y todo el movimiento liberal son hijos del Renacimiento.

Recreando el arte de la prodigiosa mano de Botticelli.

Cada día hay en el Universo una estela dejada por la acción de otros seres humanos que al igual que nosotros buscaban la excelencia. Hoy esa  estela o  “semilla del día” fue sembrada por…

Sandro Botticelli, pintor italiano.

Su obra se ha considerado representativa de la gracia lineal de la pintura del primer Renacimiento, y El nacimiento de Venus y La primavera son, actualmente, de las obras maestras florentinas más conocidas. Trabajó al lado de Leonardo da Vinci.

Se convirtió en el máximo intérprete del neoplatonismo de la época, con su fusión de temas cristianos y paganos y su elevación del esteticismo como un elemento trascendental en el arte. Para dar forma a esta nueva visión del mundo, Botticelli opta por la gracia, esto es, la elegancia intelectual y exquisita representación de los sentimientos.

Sus obras El nacimiento de Venus y La Primavera ambos encargados por los Médici están entre las pinturas más notables de Boticcelli. Estas obras revelan una fusión extraordinaria entre el gracioso estilo lineal del gótico internacional, con su profusión de flores, y una concepción genuinamente renacentista, en la representación de los complejos temas mitológicos inspirados por los estudios intelectuales de la época. No se sabe con certeza cuál es el significado de aquellos trabajos, pero lo que es claro es que expresan aquella obsesión por el estudio de textos clásicos que caracterizó los palacios de los poderosos mecenas renacentistas.

El nacimiento de Venus

En El nacimiento de Venus, como de costumbre, el elemento esencial de la composición es la línea que no define espacio alguno sino que ayuda a las figuras a emerger hacia la superficie. Aunque en esta obra se acentúa más el valor espiritual que el mundano, como en primavera las referencias culturales son las mismas.

Ficino y Policiano describen así El nacimiento de Venus:

«Una doncella de rostro no humano
Empujada por céfiros a la orilla
Sobre una concha se desliza
Como si fuera amado por el cielo»

Imagen: es.wikipedia.org