Simón Rodríguez y sus “valores humanos”

0
605

simon rodriguez“O Inventamos o Erramos».
«El hombre no es ignorante porque es pobre, sino lo contrario».
Simón Rodríguez

Cada día hay en el Universo una estela dejada por la acción de otros seres humanos que al igual que nosotros buscaban la excelencia. Hoy esa  estela o “semilla del día” fue sembrada por…

Simón Rodríguez, filósofo y educador venezolano, uno de los más grandes de su tiempo, tutor y mentor de Simón Bolívar. Fuertemente influenciado por “El Emilio” de Jean-Jacques Rousseau, Simón Rodríguez desarrolla una revolucionaria concepción de lo que debe ser el modelo educativo de las nacientes naciones americanas. Se caracterizará toda su vida por seguir apasionadamente su ideal de pensar y enseñar en libertad plena. Su vida estuvo dominada por la pasión de las letras.

El primer contacto de los dos Simones se produce cuando Rodríguez es contratado por Feliciano Palacios, abuelo de Bolívar, para que en su propia casa le sirva de amanuense. Más tarde, al fugarse de la casa de su tío Carlos Palacios, Bolívar ingresará a la escuela pública de Rodríguez. Este era un maestro que enseñaba divirtiendo. Su manera de enseñar, distinta a todo lo tradicional, era en el campo, frente a la naturaleza, lo cual servía para el espíritu, para la fortaleza del cuerpo y para el conocimiento de las cosas que nos rodean. Si está en el aula, entre sus 114 alumnos (setenta y cuatro que pagan y cuarenta gratis, entre ellos nueve expósitos), les da instrucción adecuada a sus edades y les inculca las buenas costumbres y el amor por la libertad.

El mismo Bolívar en carta al General Santander en 1824 decía que su maestro «enseñaba divirtiendo». Este espíritu que intentaba romper con las rígidas costumbres educativas del colonialismo español se reflejaría en toda la obra y el pensamiento de Simón Rodríguez.

Tuvo a su cuidado la educación del niño Simón Bolívar hasta los catorce años, y en 1804, cuando el maestro se encontraba en Viena, se le presentó el discípulo, que lo acompañó por Europa. Se dice que desde el Monte Sacro, en Roma, Simón Rodríguez hizo jurar a su discípulo que dedicaría su vida a luchar por la independencia de su patria. Sea ello cierto o no, forma parte de la teatralidad ritual que tanto influyó en el alma de Bolívar.

Arturo Uslar Pietri escribió una biografía novelada sobre Simón Rodríguez, publicada en 1981: La isla de Róbinson.

La Isla de Robinson” novela escrita de la pluma magistral de Arturo Uslar Pietri, ofrece a todos los lectores una visión particular del hombre, el maestro, el idealista, el soñador, el solitario… el maestro Simón Rodríguez.

En este libro se mezclan momentos cruciales de la Independencia de Venezuela con las vivencias y miserias de uno de los personajes más incomprendidos de nuestra historia, antes y ahora.

Novela por la cual el consagrado Arturo Uslar Pietri recibe, por segunda vez, el Premio Nacional de Literatura en 1982.

Arturo Uslar Pietri multi-galardonado autor venezolano (Principe de Asturias, Cervantes, Rómulo Gallegos, Nacional de Periodismo entre muchos otros)

Sinopsis:

El libro: Es una novela enmarcada en la realidad de momentos cruciales de la Independencia de Venezuela, muestra la miseria de la guerra y sus embates en contra de uno de los intelectuales más incomprendidos de la historia latinoamericana.

En una de sus últimas entrevistas a Uslar Pietri nos quiso llevar al punto de volver “a Robinson”, volver “a Simón Rodríguez” para repensar nuestra posición y actitud ante los deberes educativos, democráticos y políticos. Quería convertirnos en Samuel Robinson, traerlo de vuelta. Uslar nos muestra en su obra que aprender, hacia dónde debemos ir y cuáles son los instrumentos a los cuales nos debe conducir la educación.

En el 2010 este excelente libro fue reimpreso por la Fundación Casa Arturo Uslar Pietri y Los Libros de El Nacional, para preservar el legado de todos los venezolanos en su historia y sus excepcionales escritores.

Los audios: La misma Fundación Casa Arturo Uslar Pietri, nos provee de un excelente audio en tres partes, en la cual el espíritu docente de Uslar nos habla de los valores humanos de Simón Rodríguez.

“Energía viva que puedes plantar en tu vida”